Discurso de Incorporación de Jorge Peña Vial Egaña como Miembro de Número de la Academia de Ciencias Sociales, Políticas y Morales.

pena vial 1

“La contextura ética de la libertad”

Se exige y reclama con vehemencia libertad. Si bien su delimitación teórica y conceptual es vaga y difusa, se presenta como vitalmente necesaria y su consecución como exigencia apremiante. Es riesgoso hablar de libertad en general, sin mayores precisiones, pues se presta para muchos equívocos. Fue un acierto de Antonio Millán Puelles el distinguir cuatro formas de libertad : fundamental, electiva, moral y política (1). Esta distinción de cuatro dimensiones de la libertad se pueden condensar respectivamente en cuatro palabras: querer, elegir, poder más o menos, ser permitido o alentado. El querer alude la dimensión constitutiva de la persona, el elegir esto o lo otro a una capacidad propia del hombre, la libertad moral al modo como la ejercitamos, y la política a la dimensión social de la libertad. Sin embargo es un hecho que a la hora de hablar de libertad, la mayoría de las veces, sólo y casi únicamente se tiene en cuenta la libertad electiva. El énfasis exclusivo en la libertad electiva o libre albedrío, el considerar sólo este tipo de libertad, es decir, reducir la libertad a elegir –lo cual efectivamente es un hecho decisivo- es fuente, a pesar de ello, de muchas ambigüedades, paradojas, cuando no patologías. Cualquier afirmación de la autoridad objetiva de los valores y normas parece constituir una amenaza. En efecto, si consideramos la libertad electiva como paradigma exclusivo de lo que consiste el ser libre, pareciera, prima facie, que las nociones de libertad y ética fueran del todo opuestas y antagónicas. Desde esta perspectiva la ética será concebida como mero límite que constriñe desde el exterior el despliegue de la libertad. El propósito del presente trabajo es mostrar la contextura ética de la libertad, cómo la libertad lleva consigo, inseparablemente, una intrínseca dimensión ética que la marca desde dentro. Si bien cabe distinguir nacionalmente la libertad electiva de la libertad moral, son dimensiones que en la realidad están unidas y no cabe escindirlas. Si las separamos, tendremos una visión mutilada y parcial de la libertad ajena a una visión integrada de las acciones de la persona.

1) Dos concepciones de libertad

Puede decirse que la concepción liberal opera con esta visión parcial de libertad en la que todo radica únicamente en el hecho de elegir, en el mero ejercicio de la libertad electiva. Es la libertad como autonomía: el hombre debe ser su propio legislador y no debe plegarse a normas que le vengan de fuera, que no hayan sido sancionadas por el tribunal de la propia razón. El representante más característico de una exagerada valoración de la libertad electiva es John Stuart Mill, con su libro On liberty de 1859: “our own good y our own way”. Hay que dejar que cada uno elija su propio estilo de vida, sin inmiscuirse en sus decisiones: “la única libertad que merece ese nombre es la de perseguir nuestro propio bien a nuestro propia manera, mientras no intentemos privar de sus bienes a otros, o a frenar sus esfuerzos para obtenerla. Cada uno es el mejor guardián de su propia salud, sea física, mental o espiritual. La especie humana ganará más en dejar a cada uno que viva como le guste más, que en obligarle a vivir como guste al resto de sus semejantes” (2) . Mill sostiene que la libertad de elección incluye “configurar el plan de nuestra vida para que encaje con nuestro propio carácter, hacer lo que nos plazca, sometiéndonos a las consecuencias que pudieran derivarse, sin que lo impidan nuestros semejantes, en tanto no les perjudique lo que hagamos, aún cuando puedan pensar que nuestra conducta es demencial, perversa o errónea”. En todo esto hay una indestructible parte de verdad, en cuanto se afirma que nadie puede imponerme mi propio destino, mis propias convicciones y mis propias y subsiguientes decisiones y elecciones. En este sentido estamos de acuerdo con el liberalismo y, en general, con quien defiende la autonomía moral del hombre. Asimismo el autor de “On liberty” está en el origen de muchas conquistas actuales relativas a la libertad de expresión, supresión de la censura, libre circulación de las ideas, que en su época no existían o estaban muy restringidas. Considera que si una persona posee una razonable cantidad de sentido común y experiencia, su propio modo de disponer de su existencia es el mejor, no porque sea el mejor en sí mismo, sino porque es el suyo. Este modo liberal de entender la libertad tiene una considerable cantidad de ventajas, que todos defendemos ardorosamente, pero también algunos indudables inconvenientes. Entre ellos cabe mencionar los resultados que a, largo plazo, desembocan en lo que podríamos llamar patologías de la libertad: desde un creciente individualismo en su ejercicio hasta el relativismo y el permisivismo moral. El error, a nuestro juicio, consiste en no aceptar un marco previo a mis propias decisiones prácticas, pensar que las reglas de juego de lo que es bueno o malo pueden ser establecidas de modo privado o individual. En afirmar que la libertad consiste en poder elegir lo que uno quiera, siendo uno mismo la propia regla de elección. Cuando se desvincula el uso de la libertad de unos principios comunes y universales, se corre el riesgo, advertido por C. S. Lewis, de que la libertad sólo obedezca a los impulsos. Lo que tenemos que aprender –lo que es especialmente perentorio en la educación de la juventud- es cómo elegir bien, sobre la base de juicios que sean genuinamente racionales y genuinamente nuestros, de modo que nuestras elecciones contribuyan a desarrollar nuestras capacidades. Los criterios de elección que encauzan y aseguran que efectivamente se ejerciten y desarrollen nuestras potencialidades, son precisamente esos principios, principios que hacen posible la excelencia individual y fortalecen la cooperación social. Hay que admitir que el bien y el mal no son discernibles en cada caso más que como aplicación de aquellos principios comunes. La alternativa a esto es la fuerza bruta, la arbitrariedad o sencillamente el individualismo insolidario: estamos condenados a la alternativa de regirnos por la fuerza o por principios.

En el planteamiento que he denominado liberal, se enfatiza el acto de elegir como fin en sí mismo, y se deja en la penumbra lo elegido, con la única restricción de se respete la ley y la libertad de los demás. Cada sujeto desplegará autónomamente su personal estilo de vida, aquel que considera óptimo y conveniente para él. Se parte del supuesto de lo que elijo es bueno por el mero hecho de elegirlo libremente; los demás deben limitarse a respetar mis decisiones, no porque sean buenas o malas, sino porque son las mías. Lo contrario sería someterse a tutelajes externos pretendidamente basados en parámetros objetivos pero conducentes a una moral heterónoma. Lo decisivo es elegir, y efectivamente a todos se nos debe respetar ese derecho si nos atenemos a las leyes y respetamos el bien general. Pero entrometerse a dictaminar qué es bueno y qué es malo, qué enaltece o envilece, no es tarea del Estado ni de la Iglesia ni de otra entidad, sino únicamente compete al individuo en su sacrosanto derecho a la libertad. El Estado debe proteger este derecho porque es el propio sujeto el único autorizado para saber y decidir qué le conviene. No es extraño que algunas ideologías que hacen de la libertad electiva un fin en sí mismo aprecien el escepticismo, el relativismo e incluso el nihilismo, porque ven en ello una condición necesaria para la “autonomía” personal.
La otra concepción de libertad, de raigambre más clásica, no considera la libertad electiva como fin sino como medio; como medio para la realización de la propia naturaleza, en definitiva, como medio para amar, dado que sólo así se logra la plenitud. A nadie se le puede obligar a amar. Amor y libertad en esta concepción se identifican pues nada es más libre que el amor. Y como decía el místico español: “En el ocaso del sol se te juzgará en el amor”; o lo que es lo mismo, se nos juzgará en el uso que hemos hecho de la libertad. El peso de nuestra libertad viene dado por el amor del que somos capaces y a mayor capacidad de amar mayor libertad. El varón que ama a una mujer no le interesa ejercer su libertad electiva respecto al sinnúmero de mujeres que ofrece el mercado, sino unirse a la persona amada. En este sentido ser libre no consiste en ser independiente –cuestión imposible- sino depender de lo que se ama. Sólo cuando se deja de amar esos vínculos se convierten en cadenas. Es que, además, todos dependemos de algo: de los padres, de los hijos, de los hermanos, de la mujer, del jefe, del vecino, de los clientes, del rating, de los ideales, de las pasiones, etc. El santo depende de Dios, el libertino de las mujeres, el avaro del dinero, el sensual de los placeres, el actor del éxito. El valor de la libertad viene dado por la excelencia de lo que depende. De lo mejor de uno mismo o de lo peor, de la razón o de las pulsiones, de un horario o de unos caprichos, de algo noble o vil, de los autores clásicos o de las telenovelas. En frase de Saint Exupery: “la calidad de un hombre se mide por el número y la calidad de sus vínculos”(3) . Sí, debemos elegir, pero no podemos pasar por alto, como carente de importancia o teniéndola sólo para el individuo que elige, lo elegido. Entre otras cosas porque el hombre, al elegir, tiene el triste privilegio de poder abdicar de su propia libertad. No otra cosa ocurre cuando decide embriagarse, drogarse o convertirse en un títere impulsado mecánicamente por sus pasiones que se van tornando cada vez más imperiosas y necesarias.

Tanto la libertad fundamental como la electiva pertenecen al ámbito constitutivo de la persona, es decir, son propiedades que nos diferencian de los animales. No es necesario que nos enseñen a querer o elegir; sí, en cambio, a elegir correctamente. Es una libertad que pertenece al ámbito de lo práctico, no viene dada sino que se conquista a través de las propias decisiones y actos. Es lo que Aristóteles llamó eu-praxis, la praxis lograda, que se alcanza por el cultivo de las virtudes y que nos capacita para ser más y poder más. Usando bien nuestra facultad electiva y fortaleciéndola a través de virtudes, se incrementa y amplía nuestra libertad a través de actos no sólo libres sino también liberadores. Pero lo importante no son las elecciones puntuales, las decisiones aisladas, sino el proyecto existencial que la persona se propone en su vida, el conjunto de tareas que decide afrontar, los aspectos del mundo que intenta mejorar. En la forja de ese diseño biográfico de la identidad personal ejercen un papel decisivo los actos de libertad radical (elección de un cónyuge, de una carrera, de una vocación, de una iniciativa social), y no actos aislados o el mero ejercicio trivial de la libertad entre elecciones carentes de hondura y relevancia (elegir entre Puma y Adidas, whisky o ginebra). Pero comprobamos que el sujeto postmoderno tiende a evitar excesivas definiciones en torno a su identidad para mantener la individualidad y la libertad intactas. La cultura postmoderna, argumenta Bauman, es más proclive a la inconstancia de los compromisos y la fragmentación de las experiencias. La metáfora para aludir a la identidad deja de ser la clásica del peregrino en pos de una meta para convertirse en la del turista que merodea sin tener claro el fin (4) .

Sin embargo una libertad que se ejerce con radicalidad comporta ideales, tiene carácter argumental, proyección de futuro, y le es connatural el compromiso. Quienes hacen de la libertad electiva un fin suelen ver una incompatibilidad entre libertad y compromiso: comprometerse implicaría sacrificar la libertad. Quiérase o no, toda elección implica una infinidad de exclusiones, la realización de una sola posibilidad implica la renuncia a todas las demás. A mayor compromiso menos libertad, porque se entiende la libertad solo como capacidad de elegir. Y no dejan de tener razón, dado que quien se entrega y compromete, ya no elige porque ya ha elegido. Ahora quiere realizar ese ideal elegido ejerciendo la libertad en un nivel más profundo, quiere amar, de modo libre y renovado, lo elegido. Pareciera que, en definitiva, la libertad electiva está hecha para morir, y todo depende en el nivel en que muere: abajo la esclavitud, arriba el amor, en la fatalidad imperiosa o la dependencia liberadora Los santos se apresuran a confiarla a Dios para no dejar que se la roben los ídolos. En este sentido si bien es necesario perderse, es preciso saber por qué o por quién se pierde uno: la calidad del objeto cuenta aquí aún más que la generosidad del sujeto. El que no es capaz de quemar las naves, conserva alguna reserva en su compromiso; pero el que las quema en cualquier parte, derrocha torpemente las energías de su libertad. De esta paradoja entre libertad y compromiso nos habla Ramón Llul en El libro del amigo y el amado: “Dime loco, ¿qué es el amor?: es aquello que hace libre a los esclavos y esclavos a los libres, no sabiendo si es lo uno o lo otro” (5).

A este respecto es interesante añadir dos agudas observaciones de Max Scheler. La primera consiste en la conveniente distinción entre la vivencia (experiencia) de la libertad y la realidad de la libertad, porque no necesariamente coinciden. Incluso más, se puede establecer una proporcionalidad inversa: a mayor vivencia de la libertad menor realidad de la misma. La intensa y eufórica sensación de libertad es muy engañosa y suele corresponderse a una libertad mínima y superficial. El ejemplo al que acude Scheler es el de la niña frívola, la “hija de papá”, que vive desahogadamente, goza de su juventud, no tiene mayores compromisos, hace lo que quiere y cuando quiere, y se pasa en bridge parties, cocktails parties and social parties. Sin duda goza de una ardorosa vivencia de la libertad, pero la realidad de la misma es escasa, y carente de motivaciones profundas, es una mera veleta movida por los vientos de sus impulsos y caprichos. No creo que una madre de seis hijos pueda disfrutar de una vivencia de la libertad semejante, pero sí dispone de una libertad real en la entrega por amor a los suyos.

La segunda advertencia de Scheler es que contrariamente a la actitud caprichosa de la niña frívola, la conducta del hombre o la mujer verdaderamente libre es máximamente previsible. Dado que la libertad no es indeterminación, sino precisamente autodeterminación, de modo que el sujeto sabe lo que quiere y hace aquello que quiere, puede ocurrir que una persona adopte libremente la resolución de actuar siempre de la misma forma, de acuerdo a unos principios o una ley,. En consecuencia hará siempre lo mismo bajo condiciones idénticas, y si esa decisión fuera renovada en todos los casos mediante consentimiento interno, su comportamiento será totalmente predictible y calculable, sin por ello ser menos libre. En este sentido, un hombre es tanto más predictible cuanto más libre sea. El marido ausente confía y tiene fe en que su mujer –por el amor que le tiene- le permanecerá fiel, y no se dejará influir por tentaciones y situaciones que puedan sobrevenirle de modo que modifiquen sus sentimientos y acciones; que sean cuales sean los avatares que le acontezcan a su esposa durante su ausencia, ella seguirá siendo ella misma y no se va a desviar por motivos cualesquiera. En cambio la conducta del loco, del borracho, del psicótico, y en menor grado, la del caprichoso, se caracterizan por su impredictibilidad, lo que a fin de cuentas denota su carácter menos libre. Esa conducta suele estar plagada de continuas sorpresas, cambios imprevisibles y, ante ellas, uno no sabe a qué atenerse. Asimismo, “el que la libertad signifique precisamente la predictibilidad –escribe Scheler- del individuo, la coerción, en cambio, la impredictibilidad, explica otro fenómeno: que el hombre, como parte integrante de las masas, se torna cada vez más coercitivo e impredictible cuanto mayor sea su integración en las mismas. La masa es impredictible, caprichosa, histérica”(6) .

2) Inseparable conexión entre libertad y verdad

Centrarse sólo en el hecho de elegir y no tener en cuenta lo elegido tiene enormes consecuencias sociales y conduce a desconocer el inseparable vínculo que existe entre libertad y verdad. En este sentido fueron proféticas las palabras de Juan Pablo II en la Evangeliun vitae: “Cada vez que la libertad, queriendo emanciparse de cualquier tradición y autoridad, se cierra a las evidencias primarias de una verdad objetiva y común, fundamento de la vida personal y social, la persona acaba por asumir como única e indiscutible referencia para sus propias decisiones no ya la verdad sobre el bien o el mal, sino sólo su opinión subjetiva y mudable o, incluso, su interés egoísta y su capricho”(n°19).. Durante su magisterio se enfrentó a las dos grandes utopías ideológicas: la utopía totalitaria de la justicia sin libertad y la utopía libertaria de la libertad sin verdad. Por ello sostiene que “totalitarismos de signo opuesto y democracias enfermas han revolucionado la historia de nuestro siglo”(7) . La primera utopía, la de justicia sin libertad, ya en camino de decadencia y extinción, ha dejado tras de sí un inmenso mal, un cúmulo de ruinas espirituales y sociales. En cambio, la segunda utopía, la de la libertas sin verdad, está en fase de creciente expansión en el mundo democrático, y ha sabido aliarse a un extendido relativismo agnóstico y a un estricto positivismo jurídico. Pero Juan Pablo II no sólo denunció el mal, sino que en su histórico discurso a la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1995, propuso el remedio: la cuestión fundamental que debemos afrontar “es la del uso responsable de la libertad”, y con este fin, es preciso que la atención de todos –filósofos, juristas, sociólogos- se centre en la cuestión concreta “de la estructura moral de la libertad, que es la arquitectura interior de la cultura de la libertad”. Con otras palabras, no puede haber una auténtica cultura democrática sino respetando la “estructura moral de la libertad”. Pero nos preguntamos, ¿cuál es esa estructura moral, esa arquitectura interna de la cultura de la libertad? Juan Pablo II contesta: “La libertad posee una «lógica» interna que la modifica y la ennoblece; está ordenada a la verdad y se realiza en la búsqueda y en el cumplimiento de la verdad. Separada de la verdad de la persona humana, la libertad decae en la vida individual en libertinaje; y en la vida política, en la arbitrariedad de los más fuertes y en la arrogancia del poder. Por eso, lejos de ser una limitación o amenaza a la libertad, la referencia a la verdad sobre el hombre, verdad que puede ser conocida universalmente gracias a la ley moral inscrita en el corazón de cada uno, es en realidad la garantía del futuro de la libertad”. En efecto, de esa concreta “verdad sobre el hombre” brotan los contenidos de todas las demás verdades: dignidad de la persona, sus derechos fundamentales inalienables, naturaleza del matrimonio, de la familia, de la sociedad, verdades objetivas que determinan los espacios para el desarrollo de la auténtica libertad. Sólo así se evita la tentación de una libertad desnaturalizada, es decir, de una libertad sin los límites, realmente liberadores, de la verdad objetiva sobre la dignidad del hombre y los derechos inalienables de la persona (8) .

3) Una libertad que respete la naturaleza y la verdad de la persona

Cuando la libertad atenta contra la naturaleza de la persona sobreviene una triste prerrogativa que posee el hombre: la de abdicar de su propia libertad o incurrir en una “libertad desnaturalizada” que obstaculiza su autorrealización. Aquí topamos con una palabra tremendamente equívoca y que recibe variadas acepciones. Me refiero a la palabra naturaleza, cuestión que en otra ocasión he abordado (9) , pero que se pueden sintetizar en tres grandes y distintas concepciones de naturaleza: la teleológica de Aristóteles y dos modernas y divergentes, como son la nostálgica y primitiva de Rousseau, y la de Hobbes para quien la naturaleza definitiva -y afortunadamente- ya ha quedado atrás. La naturaleza teleológica de Aristóteles ha sido frecuentemente malentendida pues se la ha considerado como un sustrato fijo e inalterable, sin tener en cuenta que naturaleza no sólo designa a la esencia sino que también e inseparablemente constituye el principio de actividad del viviente. En Metafísica V 4, Aristóteles distingue dos significados principales del término «naturaleza». Estos significados son complementarios y es conveniente distinguirlos pero sin separarlos pues mutuamente están conectados. Por un lado, naturaleza a) es el principio inmanente del movimiento de los entes naturales (1014 b 18-20), y por otro, b) naturaleza es la substancia o esencia (ousía ) de los entes naturales (1014 b 35-36) y, por extensión, como substancia o esencia en general, también de los artefactos. La naturaleza en Aristóteles está vinculada a la noción de fin, de plenitud, de perfección, no está al principio sino al final. No radica en el origen sino en la plena actualización de todas sus potencialidades. La naturaleza de la bellota está en la encina, es decir, en la plenitud lo que puede llegar a ser, aunque de hecho la mayoría de las bellotas, por falta de los cuidados requeridos, termine siendo alimento para cerdos.

Para evitar el equívoco que lleva consigo la palabra naturaleza -que puede ensombrecer un verdadero concepto de libertad- es interesante lo planteado por Leonardo Polo cuando sostiene que la noción de naturaleza es inseparable de los hábitos que la persona es capaz de adquirir. Los hábitos permiten el perfeccionamiento de la naturaleza humana; ésta es perfeccionable en virtud de sus hábitos que implican el refuerzo incesante del principio de actividad, de las facultades o instancias operativas. A este incremento de la potencia o alcance de los principios operativos, Aristóteles le dio el nombre de hexis, que se tradujo al latín por habitus y al castellano por hábito (10). Mientras más y mejor se hace actuar el sistema muscular motor, más y mejor puede actuar después como resultado, y lo mismo acontece por lo que se refiere a las otras facultades, ya sea perceptivas, imaginativa, intelectuales y volitivas. Por eso mientras más se ejercita la inteligencia en una determinada ciencia, arte o técnica, mayor será la capacidad de comprender e innovar en esa ciencia, arte o técnica; y mientras más se educa la voluntad en determinados actos de dominio y realización, mayor será su fuerza y energía, lo que es lo mismo, adquirirá virtudes que le permitirán poder más, incrementar su libertad.

Cuando se dice que los hábitos son una “segunda naturaleza” se está aludiendo a esta redundancia operativa que va más allá de la mera operación inmanente. Se trata de una disposición estable, una especie de acto mantenido en el tiempo, y por tanto distinto de la mera actualización operativa de la facultad que tiene una actividad intermitente. Estas disposiciones estables capacitan a la facultad para la libertad. Aunque los hábitos disponen en un sentido, facilitando la acción en una determinada dirección, el sujeto siempre conserva la libertad electiva de actuar en sentido contrario. El perfeccionamiento de la facultad como consecuencia del ejercicio de sus actos es la virtud; la imperfección que se deriva de un ejercicio defectuoso es el vicio, y constituyen un lastre para la libertad. Las virtudes se llaman intelectuales si perfeccionan la inteligencia y morales si perfeccionan las tendencias. Así la fortaleza y la paciencia perfeccionan la tendencia irascible y la templanza la tendencia concupiscible. Las virtudes vienen a fortalecer las tendencias, sobre todo durante la infancia, cuando éstas son más plásticas e indeterminadas. Más que reprimir las tendencias naturales, las encauzan y refuerzan otorgándole energía y dirección para la acción práctica. Las virtudes morales perfeccionan la dotación tendencial humana, son un reforzamiento de las mismas que intensifican y permiten también la libertad respecto de nuestras tendencias. Desde esta perspectiva el hombre es un beneficiario de su propia actividad, pero también víctima si su actividad es equivocada. La virtud vendría a ser el ejercicio correcto de la propia dotación activa, que será aún mayor si su beneficiario es su prójimo y su aportación redunda en bien de los demás.

4) Libertad trascendental, persona, donación

En atención a que la naturaleza humana es perfeccionable por los hábitos, Polo reserva para ella el nombre de esencia: “La esencia del hombre es la consideración de la naturaleza humana respecto de su perfección natural, la cual es el hábito ¿Qué significa «esencia»? Significa lo perfecto, pero naturaleza no significa lo perfecto sino principio de operaciones en orden a lo perfecto” (11). A la consideración de dicha esencia se llega cuando a la naturaleza se añaden los hábitos, los cuales constituyen su perfección más elevada. Que el hombre tenga la posibilidad de atenerse o no a los hábitos perfectivos de su naturaleza es indicativo de que la libertad es algo que pertenece radicalmente a la persona. La esencia del hombre es distinta de la esencia del universo por cuanto el hombre, por su libertad, adquiere hábitos, una perfección intrínseca adquirida por él. Si el hombre fuese sólo naturaleza, ésta sería considerada únicamente como principio de operaciones, pero ya no sería libre. La mera naturaleza como tal y en sí misma no es libre(12) . La naturaleza es libre a través de los hábitos. Por eso podemos decir que tenemos una esencia a la que le es inherente la libertad.

Los hábitos son los que hacen a la voluntad capaz de libertad, los que, por así decirlo, dan cauce a la libertad trascendental. Polo, al afirmar que la libertad no es radicalmente de la voluntad, sino de la persona, plantea que la trascendentalidad de la libertad no consiste en la autonomía, en el sentido que le da Kant (13) . En el planteamiento poliano la libertad comparece como la condición trascendental de una esencia como la humana. Una esencia como la humana –perfectible por los hábitos- sólo es posible si existe la libertad trascendental, que no se identifica con nada de la esencia, sino con el acto de ser que la actualiza y que se llama “persona”. Polo dirá que la esencia del hombre no es un dato, “sino un cometido de la libertad que dura toda la vida, a saber: la conquista creciente de la dependencia de lo humano respecto del ser personal” (14) . En el caso del hombre el acto de ser es la libertad trascendental, y ésta es la persona. La persona estrictamente dispone de la esencia en el sentido de destinarla. ¿Hacia dónde puede destinarla? se pregunta Polo. Observa que el ser humano no encuentra réplica adecuada en el universo, ya que el acto de ser de éste no es libre, sino sólo en otra persona. Partiendo de la dualidad esencia-persona advierte: “Si el hombre no vehicula su esencia –su naturaleza perfeccionada de modo habitual- a través de la donación, a la espera de una aceptación que sea una auténtica réplica personal, se frustra su libertad. Desde aquí, el reconocimiento hegeliano en forma de autoconciencia y búsqueda de la identidad resulta casi trivial. Todo lo que el hombre puede en términos de esencia –todo dinamismo natural perfeccionado habitualmente- ; en suma todo su disponer, adopta la forma de un donar cuya aceptación determina su valor definitivo. Debe ser claro que aceptar no es menos que dar y que es superior cuando el que acepta es el ser creador del ser personal que da”(15) . Por eso carecer de aceptación de otra persona sería amputar la donación, carecer de réplica, una pura tragedia. En este sentido afirmar que el hombre es persona es mucho más que decir que es un “fin en sí mismo”. Robert Spaemann añade algo importante: el fin en sí mismo que es la persona no es un “fin para-sí”, sino de un modo muy peculiar, “para-otro” (libremente) (16) . En esto consiste la autotrascendencia de la persona que exige la relativización de sí mismo: poner entre paréntesis los propios intereses para captar la realidad del otro o, para decirlo al modo de Levinas, ponerse al servicio del otro.

La antropología filosófica cristiana añade a la griega la comprensión de la propia vida como un don que, encauzándose por el desarrollo de las virtudes, llega a desvelar el sentido más profundo de la libertad humana, a saber, el don de sí . (17)

Polo considera que la reflexión griega sobre el hombre, que en líneas generales es acertada, se detiene en la consideración del hombre como “poseedor”, y no alcanza a reconocer el aspecto “donante”, que siendo más radical no entra en contradicción con aquel sino que lo refrenda. Semejante profundización sólo fue posible históricamente con el cristianismo, concretamente a partir de la revelación cristiana de Dios como amor. Lo cito: “¿Qué puede haber más allá de la tendencia a poseer y de la posesión misma? Obviamente el donar. Si la actividad de la voluntad es donante, trasciende lo que los griegos entendían como telos. He aquí la hiperteleologización cristiana. Donar es dar sin perder, la actividad superior al equilibrio de pérdidas y ganancias, el ganar sin adquirir o el adquirir dando. Desde luego su punto focal se encuentra en la Revelación. Desde el punto de vista filosófico, quien lo ha incorporado al planteamiento cultural de Occidente, quien ha contribuido a su expresión literaria extensa, es Agustín de Hipona; por eso a San Agustín se le llama el padre de Europa. El aprecio por la verdad, por la capacidad humana de conocer, se la debemos en gran parte a los griegos. La dimensión amorosa elevada a culminación la debemos evidentemente al cristianismo. Desde su ápice divino, el don del amor es operante. Tomás de Aquino entiende la creación como la donación del ser”(18) .

Los griegos no llegaron a formular la noción de creación –“donación del ser”- debido en gran parte a que su concepción de la voluntad como deseante, como orexis (deseo) resultaba ser un obstáculo insalvable a la hora de atribuírselo a Dios, dado que el deseo supone tendencia a lo que se carece, y ello implica imperfección. De ahí que a lo más puede comparecer como Causa Final, como Motor Inmóvil, pero no como Causa Eficiente. Los principales filósofos griegos vislumbran a Dios como Logos, pero ninguno siquiera atisbó que Dios es Amor, pues eso lo sabe y sólo es un aporte del cristianismo. El hombre no se define como el ser capaz de tener, de conocer, sino que ahora es preciso encontrar la raíz de su capacidad en el dar. El principio de la donación ha de ser más radical que el de la inmanencia e incluso que de la virtud. El hombre es persona porque es capaz de dar. La antropología griega, que tiene su eje en torno a noción de virtud, es asumida por la visión cristiana del hombre pero a su vez es trascendida pues el amor constituye la forma virtutum, la forma de todas las virtudes. El incremento de la dignidad personal está en correlación con el crecimiento de la capacidad donal, con el aumento de la aptitud para amar. De acuerdo a la antropología cristiana cada persona es un don debido al amor de predilección por parte de su creador. Cada persona es una novedad absoluta que ha sido creada directamente por Dios. Se nos ha dado el ser para que lo devolvamos libremente, por amor, a quien nos lo ha donado. Y se ha de responder con amor de dilección al amor de predilección. Tanto el amor de dilección como el de predilección son libres y superiores al amor electivo porque se refieren al fin, en tanto que el electivo se refiere a los medios. No cabe reivindicar una autonomía absoluta porque no nos hemos dado el ser a nosotros mismos. Pero esta dependencia trascendental es el fundamenta una autonomía real respecto de todo lo creado.

Pero ¿acaso el que da, precisamente por el hecho de dar, no pasa a ser constitutiva y esencialmente dependiente de aquel que recibe el don que se le ofrece? Efectivamente es así, pero no en la forma pasiva de recibir, sino que el correlato del dar se encuentra en el aceptar. Dicho con terminología más técnica el dar no es “con” el recibir, sino “con” el aceptar. El valor del don no radica sólo en el donante, sino también se lo otorga quien lo acepta. No es generoso sólo el que da, sino sobre todo quien acierta en dar.

5) El hombre como “perfeccionador perfectible”.

Así solía definir Leonardo Polo al hombre. Debe ser perfeccionador, porque el hombre al carecer de nicho ecológico, ser deficitario desde una perspectiva biológica y no estar adaptado del todo a la naturaleza, necesita a través de la ciencia y la técnica perfeccionar todo a su alrededor para poder vivir y desarrollarse. Requiere de lo que Aristóteles denominó poiesis o tecné, y que a través del latín deriva en lo que nosotros conocemos como técnica, o arte en un sentido restringido, es decir, un saber hacer (cosas, artefactos, productos). Pero junto a la poiesis o técnica, Aristóteles consideró otro saber de índole práctico, la praxis, para referirse al ámbito de la ética, al hacerse a sí mismo del sujeto a través del uso de su libertad, y por cuya virtud el hombre es perfectible. No sólo perfeccionador de la naturaleza sino también perfectible en cuanto persona. Es la distinción -con el constante riesgo de la separación- de lo que Aristóteles llamó poiesis y praxis, los medievales denominaron, facere y agere, y nosotros conocemos como técnica y ética.

La libertad que considera a la persona como esencialmente mejorable y perfectible, a través del cultivo de las virtudes, a través de la actualización de nuestras potencias, es lo que se denomina libertad moral. No hay ningún acto libre que de alguna manera no nos modifique. Tenemos esa capacidad de autodirigirnos hacia la plenitud que está inscrita en nuestro acto de ser, de autoconducirnos a la propia plenitud con el riesgo también siempre presente de autodestruirnos. Desde esta perspectiva el acto por excelencia de la libertad, el que posibilita el incremento de la misma, es el amor: querer el bien del otro en cuanto otro, es decir, la dilección, amor de benevolencia.

Pero ahora podemos preguntarnos: ¿por qué esta dimensión de la libertad, la libertad moral, que nos capacita para ser más y poder más, pareciera haber quedado eclipsado y en la penumbra? Me parece que ello se debe a que la modernidad ha centrado su atención exclusivamente en la producción, en los resultados, en los logros que a través de la ciencia y la técnica hacen posible el progreso. El hombre se reduce a ser esencialmente homo faber, es lo que produce. La tecnología, la política, el arte, el mismo progreso del ser humano se percibe en términos de adquisiciones, de logros. La misma ética contemporánea se acomoda a estas exigencias y es en gran medida consecuencialista: el cálculo de las consecuencias, efectos y resultados pasan a determinar el valor ético de las acciones. La pedagogía se centrará en la adquisición de competencias y diversos pragmatismos se someterán a estrictos imperativos económicos: el resultado es lo primero, lo radical. Esta atención exclusiva a las consecuencias, también está presente en Marx: la alienación acontece cuando al hombre se le priva del producto, de los resultados de su trabajo, se le ha expropiado aquello que ha producido, en definitiva, de su ser. Lo humano se condensa en el producto, en lo fabricado por el hombre; nada se le debe a la naturaleza ni tampoco se tiene en cuenta si actividad humana redunda en el perfeccionamiento del sujeto. El hombre a priori es un receptáculo vacío, y sólo en virtud de su dinamismo productivo logrará llenar de contenido, y así podrá contemplarse a sí mismo en lo hecho y producido. Esta concepción del hombre se corresponde con la interpretación de la libertad como indeterminación. Ahora bien, una libertad como indeterminación puede dirigirse hacia cualquiera dirección ya que su determinación procederá de lo producido, de lo realizado como consecuencia de su despliegue dinámico.

Tener en cuenta que el hombre es un ser productivo, es sin duda un aspecto central del ser humano. Dispone de una libertad activa para afrontar y superar las carencias de una naturaleza deficiente en su dotación instintiva y no del todo apta para resolver sus problemas vitales. Por ello debe trabajar y esto hace de él un ser radicalmente técnico, un ser poiético. Pero si bien son del todo admirables los aportes culturales de una libertad fáctica que despliega una gran actividad técnico- productiva, no puede seguir en la sombra lo qué le acontece a la persona cuando trabaja, cuando produce. Dicho de modo más simple y directo: ¿qué le acontece al zapatero cuando produce buenos zapatos? ¿Mejora como persona humana en todos los aspectos, ya sean culturales, éticos o espirituales? En estas preguntas resuena la distinción clásica entre poiesis y praxis, entre facere y agere. Tomás de Aquino sostenía “que los resultados de las acciones transitivas no son más nobles que quienes las hacen”. Siempre que se actúa, hay un resultado de esa acción; ahora bien, la ética nos indica que el ejercicio de esa acción humana es más importante que el resultado. El producto o resultado (objetos, artefactos, casas, construcciones) está encaminado a la transformación de la naturaleza, a perfeccionar lo que nos rodea para crear un hábitat humano. Pero ¿qué ha pasado entretanto con la persona que ha creado esos productos y artefactos? No podemos olvidar que el hombre es persona por sus actos libres, y no por sus resultados, puesto que éstos no son inmanentes, son externos y quedan fuera del sujeto. Aun siendo condición sine qua non que el producto esté técnicamente bien hecho y terminado, lo decisivo es la acción productiva, la actividad humana puesta en juego en la construcción o creación de ese producto o resultado. De modo que el primer beneficiario de la actividad es uno mismo y no hay que esperar el producto para ello. Siempre que actuamos, precisamente porque actuamos, nos hemos hechos mejores o peores en nuestra constitución natural misma. No cabe prescindir de la alternativa virtud o vicio. La virtud es un premio que la naturaleza de da a sí misma cuando actúa bien. El perfeccionamiento no consiste en que yo, a golpe de actos libres, al modo existencialista, labre mi esencia cual escultura. No, el perfeccionamiento está intrínsecamente unido a mi libertad moral: siempre que actúo me hago mejor o empeoro, se ha crecido o decrecido. El hombre es capaz de crecimiento irrestricto a través de hábitos y virtudes, puede perfeccionarse internamente, es perfectible. Si ello no fuera posible se carecería de libertad moral. Además, cabe preguntarse: ¿qué sentido tiene el progreso material, el mejoramiento general de las condiciones de vida si el hombre mismo no mejora? Por momentos se tiene la sensación que todo cambia y progresa a nuestro alrededor, menos el hombre, que sigue siendo el mismo; que muchos progresos económicos traen consigo retrocesos y regresos en lo humano, cultural y espiritual.

6) De qué factores depende el valor perfeccionador del trabajo

Para concretar lo hasta ahora expuesto, podemos preguntarnos: ¿de qué factores depende la valía de la actividad humana o del trabajo? o ¿en qué debemos fijarnos para ver si un trabajo tiene un valor perfeccionador de la persona? Tomás de Aquino sostuvo que Dios puede ser definido como Ser (Ipsum Esse Subsitens del Exodo) y como Amor (del evangelio de San Juan) en perfecta identidad. El hombre, como imagen y semejanza de Dios, habrá de ser descrito como poseedor de un ser que culmina en actos de amor. En consecuencia, la valía del propio trabajo, procederá originaria y fundamentalmente de la índole personal de quien lo realiza, y complementaria o conclusivamente del amor con que lo realice. Sobre la base de idéntica dignidad constitutiva de la persona, a más amor, a mejor amor, más dignidad personal. La valía del trabajo deriva de la dignidad personal, de la excelencia constitutiva igual en todas las personas, y del incremento de esa eminencia que cada uno consiga a través del amor. Pero como la valía constitutiva es idéntica para cualquier persona, el valor de un trabajo vendrá medido exclusivamente en función del amor que ponga al realizarlo quien lo ejecuta. La importancia objetiva de un trabajo, para el bien de quien lo realiza y para la humanidad en su conjunto, estará en función del amor con que ese trabajo se lleve a cabo (19) . Es el amor el que dota de valor al trabajo, y trabajar por amor es una exigencia ética, hasta el punto de que un trabajo desamorado carece de todo poder perfeccionador.

Un trabajo técnicamente perfecto, pero hecho sin amor, puede mejorar a su autor desde cierto punto de vista, en sentido relativo (será un buen médico o arquitecto), pero no por ello, en un sentido radical, será buena como persona. El trabajo ennoblece al hombre en cuanto trabajador técnico; pero si está informado por el amor, que es la forma virtutis, lo ennoblece no sólo en cuanto trabajador sino en cuanto hombre. San Josemaría, quien desarrolló una profunda teología y espiritualidad en torno al trabajo, lo expone con lucidez: “Por eso el trabajo del hombre no debe limitarse a hacer cosas, a construir objetos. El trabajo nace del amor, manifiesta el amor, se ordena al amor”(20) . Solía citar a Machado: “Despacio y buena letra:/ el hacer las cosas bien/ importa más que el hacerlas”. El adverbio “bien” debe modificar intrínsecamente el verbo al que acompaña –“hacer”- y no exclusivamente al resultado de la acción, a las “cosas”. Lo importante es hacer bien (las cosas): que la misma operación sea perfecta. Hay, por lo tanto, una prioridad de la acción humana bien hecha sobre el producto. Como se ve, la aventura del trabajo es inseparable de la aventura del trabajador; y la perfección de lo hecho debe redundar en la perfección de quien lo hace. Por contraste, pareciera que ahora únicamente se atiende a las consecuencias que se generan ad extra como resultado del trabajo (prestigio, poder, dinero, éxito) y se silencian las consecuencias ad intra, que son las consecuencias más importantes generadas por esa actividad, a saber, el mejoramiento cognoscitivo, cultural, ético y espiritual de quien trabaja.
En consecuencia, tres son los factores integrantes de todo trabajo: 1) el producto de ese obrar; 2) las operaciones –manuales o intelectuales- con que se alcanza ese producto; 3) el amor que se pone en todo ello. La categoría ontológica de estos elementos es exactamente el opuesto a como se han enunciado: 1) el amor, 2) el trabajo en cuanto actividad y, por fin, el producto de ese trabajo. Atender no sólo a los zapatos, a la valía del producto, a los resultados –en donde tienen cabida los criterios de eficiencia, calidad- , sino también qué ha acontecido con el zapatero cuando ha realizado ese buen trabajo. Sí, condición sine qua non es el logro de los objetivos, la consecución de metas, los beneficios obtenidos, pero mayor debiera ser la preocupación por el enriquecimiento o perfeccionamiento cognoscitivo, ético y espiritual de quienes trabajan.

Hace poco hojeaba de modo distraído un libro de Rensis Likert, al parecer un gurú empresarial, titulado “New patterns of manegement”(21) en el que afirmaba que hay dos modos de concebir la empresa: sea una organización en la tarea que deben realizar los hombres, sea una organización centrada en los hombres que deben hacer esa tarea. Lógicamente ambos aspectos son inseparables y complementarios, pero la crucial alternativa radicará en el énfasis prevalente que se otorga a cada uno de ellos. Asimismo la Encíclica Laborem Exercens de Juan Pablo II distingue entre trabajo objetivo y trabajo subjetivo, otorgándole mayor importancia a éste último. Nos insta a valorar los aspectos antropológicos presentes en el trabajo: la relevancia de la ética antes que la técnica, de la cultura antes que los procesos, de los valores humanos antes que sus estructuras, la primacía del hombre sobre el capital, de la persona sobre el sistema.

Juan Antonio Perez López, quien fuera destacado profesor del IESE, desarrolló una original teoría de la empresa (22) y, entre otros aportes, sostuvo que hay tres motivaciones fundamentales a la hora de trabajar: la motivación extrínseca, intrínseca y trascendente. La extrínseca radica en las consecuencias y resultados externos que se derivan del trabajo: éxito, dinero, honores, prestigio, poder. La motivación intrínseca es la derivada del valor del trabajo mismo que se realiza, la satisfacción que su mismo ejercicio proporciona, donde lo decisivo es el valor del trabajo en sí mismo más que los resultados externos que de éste pueden seguirse. Con ello no se quiere decir que sean del todo ajenas las motivaciones extrínsecas, dado que la atención a los resultados es necesaria, aunque la motivación intrínseca sea superior y más elevada. Sin embargo, la motivación intrínseca no es la más alta. No cabe duda, como lo hemos advertido, que las virtudes son una perfección intrínseca, permiten el crecimiento del ser humano, con ellas se puede más, pero el mero perfeccionamiento del sujeto no es un fin en sí mismo. Por ello la más alta motivación es la trascendente: consiste en disponerse y destinarse al servicio de los demás. De qué sirve todo el elenco de virtudes si no está informado por el amor. De ahí que el egoísta despliega una libertad muy pobre y raquítica. El horizonte dentro del cual se mueve una voluntad egoísta es máximamente estrecho para una facultad constitutivamente abierta, en virtud de su libertad fundamental, a la totalidad de bien. La voluntad egoísta, aunque escoja de una manera libre, escoge lo peor, lo cual implica un oscurecimiento de la facultad intelectiva, compatible con la libertad electiva, pero no compatible en forma alguna con la libertad moral. Para Millán Puelles la libertad moral presenta dos facetas o vertientes: “por un lado consiste en el dominio o gobierno de las pasiones (lo contrario de la servidumbre de las pasiones), y, por otro lado, la elevación al bien común, la cual es otra manera de poseerse a sí mismo, por cuanto en ella el hombre se desprende de las egoístas ataduras que le impiden el ejercicio de las más altas y nobles posibilidades de la facultad de querer”(23) .

La motivación trascendente es vivir y actuar no por los resultados que puedan derivarse del trabajo, ni por su mismo valor intrínseco, sino por el servicio que reporta a los demás. Si los otros no pudieran mejorarse, si los demás no fueran susceptibles de virtudes, en ese caso, carecería de sentido la motivación trascendente. Hay una libertad más alta que no consiste en libertad de, ni en libertad para, sino que consiste en ser libre para otro, ser libre de sí mismo para servir. Sólo a través de esta donación y desprendimiento de sí mismo, la persona alcanza la plenitud al destinarse al servicio de los demás. Difusivo es el bien, la persona es efusiva. Disponer de sí mismo es darse. Ser libre es ser capaz de dar lo propio: la propia sabiduría, las propias capacidades, incluso –de un modo más radical- a uno mismo. Por eso la posibilidad más alta de la persona radica en su capacidad de amar, de darse uno mismo para el bien del otro. Y como dice el bolero: sin tener otro a quien amar ¿para qué sirve el vivir? Amor, amistad, esto es lo más alto de lo que el hombre es capaz. Solamente se puede ser feliz si a la propia vida se le puede dar un sentido, una finalidad. Para ello es importante que haya alguien que sea el beneficiario de mis esfuerzos, tareas e ideales. No basta saber las cosas, no basta realizar las tareas, es necesario destinarlas a alguien, a personas concretas que se beneficien de mi trabajo y de mi capacidad creadora.

Jorge Peña Vial
Universidad de los Andes


(1) Cfr: Millán Puelles, Antonio, El valor de la libertad, ed. Rialp, Madrid, 1995.

(2) Stuart Mill, John, On liberty, Hackett Publishing Company, Indiana, 1978; trad. Al cast. de Josefa Sainz Pulido, ed. Aguilar, Madrid, p. 29.

(3) Esta frase aparece en Ciudadela, publicada en 1948. Hay una reciente versión castellana en editorial Alba.

(4) Cfr: Bauman, Z., “De peregrino a turista, o una breve historia de la identidad”, en Stuart Hall y Paul du Gay (comps.), Cuestiones de identidad cultural, ed. Amorrortu, BuenosAires-Madrid, 2003, pp. 40-48.

(5) He traducido de modo más moderno el aforismo publicado por editorial Aguilar: “Fatuo, qué cosa es amor? “ Respondió “que amor es aquella cosa que pone en servidumbre a los libres y da libertad a los siervos; y de aquí se origina la cuestión sobre si el amor es más cercano a servidumbre o si a libertad” (302) de Raimundo Lulio en Libro del amigo y del amado, trad. castellana anónima, publicada en Mallorca, Vda. De Frau, 1749, ed. Aguilar Argentina., Buenos Aires, 1960, p. 106.

(6) Scheler, Max, “Fenomenología y metafísica de la libertad” en Metafísica de la libertad, trad. al cast. de Walter Liebling, ed. Nova, Buenos Aires, 1960, p. 12.

(7) Juan Pablo II, Homilía en 1993, hablando al mundo de la cultura, en Vilma.

(8) Cfr: Herranz, Julián, “L’agonia del Diritto agnóstico”, en Studi Cattolici, abril de 1974, pp. 166-171.

(9) Me refiero a mi artículo titulado “Diversas acepciones de la naturaleza en relación con la cultura” en Anuario de Filosofía Jurídica y Social, nº18/ año 2000, Sociedad Chilena de Filosofía Jurídica y Social pp. 25-57.

(10) Para la definición y descripción aristotélica del hábito, cfr: Ética a Nicómaco, libro II.

(11) Polo, Leonardo, “La coexistencia del hombre” en El hombre: inmanencia y trascendencia, ed Eunsa, Pamplona,1981, vol I, p. 37.

(12) Cfr: Tomás de Aquino, S.Th. q. 22, a. 1.

(13) Cfr: Polo, Leonardo, “La coexistencia del hombre”, p. 38; Ética: hacia una versión moderna de los temas clásicos, Unión editorial, Madrid, 1996, p 151.

(14) Polo, L., Ética: hacia una versión moderna de los temas clásicos, p. 77.

(15) Polo, L., “la coexistencia del hombre”, p. 38.

(16) Cfr: Spaemann, Robert, Lo natural y lo racional, ed. Rialp, Madrid, 1089, p. 100

(17) “El concepto de virtud marca el punto de enlace de la antropología griega con la cristiana. Es la cumbre de la primera, y, por decirlo así. El cauce de la segunda” (Polo, Leonardo, “Tener y dar. Reflexiones en torno a la segunda parte de la encíclica Laborem Excercens” en Sobre la existencia cristiana, ed. Eunsa, Pamplona, 1996, p. 127.

(18) Polo, L., Sobre la existencia cristiana, ob. cit, pp. 130-131.

(19) En lo que expongo sobre el trabajo soy del todo deudor del excelente ensayo de Tomás Melendo La dignidad del trabajo, ed. Rialp, Madrid, 1992, el cual se inspira en la espiritualidad del trabajo de San Josemaría.

(20) San Josemaría Escrivá de Balaguer, Es Cristo que pasa, n° 48.

(21) Traducido al castellano por Agustín Gil Lasierra con el título Un nuevo método de gestión y dirección, ed. Deusto, Bilbao, 1965.

(22) Cfr: Pérez López, Juan Antonio, Teoría de la acción humana en las organizaciones: la acción personal, ed. Rialp, 1991, pp. 60-90.

(23) Millán Puelles, Antonio, El valor de la libertad, ob. cit. p. 190; y cfr: pp.190-231.